Home » El Extraño en el Ascensor: Una Historia Erótica by Alice Farney
El Extraño en el Ascensor: Una Historia Erótica Alice Farney

El Extraño en el Ascensor: Una Historia Erótica

Alice Farney

Published November 1st 2013
ISBN :
Kindle Edition
6 pages
Enter answer

 About the Book 

Un viaje de negocios se convierte en un atractivo encuentro con un desconocido en el ascensor del hotel.Advertencia: este ebook contiene descripciones muy explícitas de sexo con un desconocido. Sólo los adultos maduros que no encontrará la ofensivaMoreUn viaje de negocios se convierte en un atractivo encuentro con un desconocido en el ascensor del hotel.Advertencia: este ebook contiene descripciones muy explícitas de sexo con un desconocido. Sólo los adultos maduros que no encontrará la ofensiva debe leer esta historia.Aquí está una vista previa:La cabina nos dejó y me dirigí a la recepción y check-in y el Sr. Brenson estaba justo detrás de mí. Y yo le juré si había la habitación de al lado me salen fucking, llamar a mi jefe y decirle que fuck off. He escuchado que el empleado le decía que estaba en el suelo, he estado en el segundo. He pulsado el botón del ascensor frenéticamente con la esperanza que se abre no tendría que ver que el hombre una vez más, me he equivocado. Tan pronto como me subí en, apareció justo detrás de mí. Las puertas cerradas, y nunca se sabe lo que ha sucedido, EL ASCENSOR PARADO! Se rió y le tiré mis manos en el aire. He mirado por encima de él y mis ojos bloqueado en su polla, ¿por qué no tengo ni idea, ah, espera, sí lo hago. Él rompió sus dedos de las manos y de los ojos. ME miraba con cara de él, le mostró contra la pared y le besó. Estoy hablando de un nariz pulido, cuerpo contra cuerpo beso. El buen sabor y su polla contra mi coño, aún mejor. Él levantó mi falda y arrancaron la ropa interior limpia. HE descomprimido los pantalones y envuelve mis manos alrededor de su eje, y fue fucking grueso! Estuve dándole vueltas en la boca y gruñó en el mío. Me agarró por la curva de mi rodilla, cubrí mi pierna. YO apoyaba mi talón en la barra de metal y yo sentía la cabeza de su polla despedida mis labios.